Cómo guardar los vinos

cómo guardar vinos

¡Hello, wine lovers! ¡Feliz Año Nuevo! Por fin nos encontramos de este lado de la línea del calendario. Ufff, cuántas cosas depositamos en esa frontera temporal, ¿no? Yo la crucé ilusionada, agradeciendo haber llegado a la meta, con las personas que más amo a mi alrededor y con una nueva pasión que me llena la cabeza, el alma y el paladar. 

Al final, creo que la libertad se hace tangible a medida que vamos descubriendo las cosas que amamos. Somos más felices cuando encontramos eso que nos enciende y que nos define. Al 2021 le agradezco haber descubierto el vino, y me traje esa love story al 2022. Esto recién empieza.

Empecemos por el final del 2021. Les cuento cuáles fueron los dos vinos argentinos más exitosos entre mis amigas y mis amigos durante el año pasado: Lagarde Organic Malbec y Finca la Celia Pioneer Cabernet Franc. ¡Me encanta recibir feedbacks positivos de mis recomendaciones!

cómo guardar vinos

Como se imaginarán, diciembre fue un mes maratónico también en materia de brindis, y a cada reunión llegué con alguna botella bajo el brazo. Ah, ¡cómo me simplificó la vida esto del vino! Ya no gasto tiempo en decidir qué llevar a cada casa o a cada persona, sino que uso toda mi energía en encontrar el vino perfecto para conquistarlas y traerlas a mi mundo. 

Esta temporada de fiestas fue una pasantía acelerada para aplicar todo lo que vengo estudiando y, hay algo más: me convertí en la pequeña gurú de mi grupo. Ahora soy la voz experta a quien consultan temas prácticos y dudas cotidianas típicas de los primeros pasos. ¡Es todo un orgullo!

Una de las preguntas que más se repitió en esta holiday season fue cómo guardar los vinos. Es muy común exagerar con el stock de botellas por miedo a quedarnos “con sed” y siempre sobran vinos abiertos y cerrados. 

Sabemos que cada vino sigue un plan de evolución que tiene que ver con la magia de esta bebida y por nada del mundo queremos desarmarlo, romperlo o interrumpirlo. Entonces, ¿cómo guardar los vinos?¿qué hacemos con ese cuartito que quedó? Y las botellas que quedaron cerradas, ¿donde se guardan? Acá les cuento.

cómo guardar vinos

Cómo guardar los vinos: botellas abiertas

Ustedes saben que uno de mis rituales favoritos heredados del lockdown es el de descorchar una botella para mí sola. Me gusta mucho elegir un vino rico para un plato de pasta o servirme una copa para ver una película, escuchar música o darme un baño de inmersión. Y sí, ¡sobra! 

Eso también pasa si querés armar tu propia mini cata o degustación doméstica, o si estás en compañía: quizás la última botella de una gran velada quedó por la mitad. Bueno, en ese caso, tapá la botella con su corcho y guardala en la heladera. Así de simple. No importa si se trata de un blanco o de un tinto, el frío va a conservar cualquier vino y va a ayudar a que dure más tiempo. Es una regla universal. Eso sí, este vino puede esperarnos por unos días, no mucho más.

Botellas cerradas, el ABC

Tengo stock de vinos de mi experimento con el chocolate y papá me regaló de su propia colección un Achával Ferrer Finca Altamira Malbec -un super top de Mendoza– para bautizarme en el mundo de los vinos de guarda, pero ese tema lo dejo para otro post.

En algún momento me encontré acumulando (en realidad, atesorando) botellas de vino. Compro las que me llaman la atención para “estudiar” y comparar -todo por ustedes, wine lovers :D- , compro para sorprender a las chicas cuando vienen a comer a casa, para regalar a mis amigos, para la fondue de queso que en algún momento concretaremos con el team de investigación de la universidad. 

cómo guardar vinos

Claro, las botellas empezaron a ocupar espacios en mi mini departamento, que nada tiene que ver con esas cavas perfectamente organizadas y con temperatura controlada de las tiendas de vino. Empezó a preocuparme que algún factor pudiera arruinar mi tesoro, así que consulté con mi gurú de la tienda que me dio algunos tips sobre cómo guardar los vinos y cuidarlos sin tener una cava. 

Hay que encontrar lugares frescos y oscuros que no estén expuestos a cambios de luz y temperatura, ya que lo más importante es que ambos parámetros sean constantes. Nunca dejes tus botellas en la cocina, cerca del horno o de las ventanas, porque la luz y el calor pueden acelerar la evolución o romper el equilibrio del vino. Y recordá que el calor asciende, así que ALERTA: ¡los estantes altos tampoco son un buen destino!

La temperatura ideal es entre 14°C y 16°C, y con una humedad no menor al 70%. Dependiendo de dónde vivas, esto puede ser un factor regalado por la naturaleza y el clima, y en otros casos habrá que recrearlo en algunos rincones de la casa. Las partes bajas de los placares y los sótanos son espacios ideales para improvisar una cava. 

cómo guardar vinos

¿Acostadas? ¿De pie?

Las botellas tienen que estar acostadas para que el corcho esté siempre húmedo gracias al contacto con el líquido y se expanda. Esto garantiza que no se seque y, de esa manera, evita que pueda haber pérdidas de líquido o que entre aire, la peor de las catástrofes. En casos de vinos jóvenes para consumir pronto, podés guardarlos de forma vertical, pero la oscuridad y temperatura no se negocian. 

Por suerte mis vinos no entraron en conflicto territorial con Cookie, la verdadera alcaldesa de la casa, que va mudando sus siestas siguiendo los rayos del sol. Cuéntenme ustedes qué espacios de sus hogares se transformaron en cava. ¡Nos leemos en el próximo descorche!

Te invito a seguir leyendo sobre los vinos de Argentina: https://blog.winesofargentina.com/es/destacadas/merlot-argentino/

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.