Chardonnay en Argentina: unos pocos terroirs definen un estilo único

Chardonnay Argentina 2022

En el mundo de los blancos el Chardonnay es rey. Se elabora en todos los rincones del globo, aunque unos pocos consiguen ofrecer un perfil diferenciado. En eso, la variedad originaria de Francia es capaz de virar de estilos según cambian los terruños, desde un blanco simple de perfil tropical a uno complejo y lleno de matices.

Entre esos extremos, que se pueden representar fácilmente entre lugares cálidos y fríos, hay todo un abanico de posibilidades que el Chardonnay expresa con claridad. La Argentina ofrece un puñado de climas continentales de frescos a fríos, difíciles de encontrar en otros puntos del planeta. 

Es ahí donde se está gestando una suerte de revolución blanca. Tan importante son los vinos blancos argentinos que en la última Prowein, la feria del sector en Düsseldorf, Alemania, Wines of Argentina y el Consejo Federal de Inversiones realizaron un seminario específico sobre este tema para importadores y distribuidores del mundo.

En esa revolución el Chardonnay Argentina 2022 tiene amplias posibilidades.

Chardonnay Argentina 2022

Por un lado se trata de lugares de altura, donde el frío ralentiza la madurez y conserva la frescura del varietal. Pero no solo allí. También hablamos de la Patagonia, donde se combina el frío y el desierto de una forma singular (con excepción de Trevelin). 

En pocas palabras, lo que define el camino del Chardonnay Argentina 2022 es una combinación de frío y continentalidad extrema, donde la intensidad del sol y el tipo de suelo son factores que potencian o moderan los efectos.

Chardonnay Argentina 2022: el factor altura

En un extremo posible de la continentalidad se encuentra el Valle de Uco y en particular dos Indicaciones Geográficas con matices propios: Gualtallary y San Pablo. Juntas, ya que limitan entre sí, forman una suerte de cuña de tierra que asciende hacia la montaña y queda abrigado por las laderas. Para tener una idea del alcance, las dos parten a los 1000 metros y en un corto recorrido de 15 km alcanzan los 1700 metros con viñas plantadas a lo largo de esas cotas. Es decir, en términos de cultivo, pasan de una zona moderada a una de frío importante.

Juntas ocupan 200 hectáreas aproximadamente y ofrecen una vanguardia en materia de Chardonnay: aquí se producen los estilos más extremos y modernos a la fecha, con una ecuación de madurez y tensión que produce vinos con aires entre Chablis y Borgoña. Pero no por estar cerca son iguales.

Si Gualtallary se extiende por un territorio apenas arrugado por unas cerrilladas, San Pablo está encajonado contra un cordón. En la primera ubicación, los suelos van desde un arenoso puro a uno pedregoso y con depósitos calcáreos. En la segunda, el limo y las piedras conforman distintos tipos de combinaciones. Y mientras que en Gualtallary el sol y la sequedad de ambiente, con lluvias de 350 mm, marcan el paso con cierta concentración; San Pablo ofrece mayor nubosidad y precipitaciones que llegan hasta los 450 mm.

Chardonnay Argentina 2022

Así, en la copa, los Chardonnay Argentina 2022 de Gualtallary ofrecen estructura, con un corazón de volumen algo concentrado y tensión elevada, y son ligeramente salinos. Los de San Pablo, en cambio, son delicados, de frescura elevada y perfil ligero. 

Basta comparar algunos de los mejores Chardonnay en cada caso para llegar a esta selección: 

  • De Gualtallary: White Stones 2021, Bemberg Estate 2021, Lagarde Guarda 2021, Terrazas de Los Andes Grand 2020
  • De San Pablo: Fósil 2021, Salentein Single Vineyard Las Secuoyas 2021, Tapiz Alta Collection 2021 y Buscado Vivo o Muerto La Verdad 2021.

La Patagonia

Desde el Río Colorado al Sur hay plantadas unas 185 hectáreas de viña (datos 2021). Separadas a lo largo de 850 kilómetros entre 25 de Mayo, en La Pampa, y Sarmiento, en Chubut, aquí se repite el mismo efecto de cambio que en la cuña de altura.

El corazón del Chardonnay de la Patagonia, en volumen, está en el oasis norte, entre San Patricio del Chañar (Neuquén) y Mainqué (Río Negro). Puestos a elegir, es en los suelos profundos y pesados de este último terruño más frío, donde la variedad expresa un carácter más fino y a la vez radical: en boca es delgado y con frescura elevada, con algún carácter salino.

En contraste, en el extremo sur de la Patagonia esteparia, donde el Chardonnay se cultiva en viejos suelos lacustres, con arenas y gravas finas pero con una exposición al sol mayor durante el verano, la uva llega a madurar bien. Conserva, en todo caso, un corazón helado y málico de acidez, con un paladar ligeramente concentrado.

Chardonnay Argentina 2022
Wines of Argentina en Prowein Düsseldorf, Alemania.

El punto medio entre tanto extremo serían los vinos que se elaboran en Trevelin, la zona menos continental de este viaje, donde la humedad del Pacífico genera un bastión verde. 

Un ejercicio ideal a la hora de comparar los distintos estilos y regiones sería disfrutar de Chacra Mainqué 2021, de Río Negro, Fin del Mundo Single Vineyard Finca Antranik 2021, San Paricio del Chañar; Otronia 2019, de Sarmiento  y Contra Corriente 2020, de Trevelin (estos últimos en la provincia de Chubut).

Te invitamos a continuar leyendo sobre vinos argentinos: https://blog.winesofargentina.com/es/destacadas/vinos-de-la-rioja/

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.