MÁS TIPS DE MI WINE GURU, LECCIÓN II

Cómo elegir un vino para principiantes

Aló wine lovers. Acá otro post dedicado a mi nuevo mejor amigo, el héroe de mis salidas post cuarentena. Hoy comparto los tips que me dio sobre cómo elegir un vino para principiantes. Les cuento. 

Hace un par de semanas, finalmente acordamos con algunos compañeros de trabajo celebrar la nueva era que parece estar asomando post Covid, ahora que estamos todos vacunados. Nos juntamos muy cerca del Brooklyn Bridge Park, en el departamento de Melisa, para brindar por todos los cumpleaños atrasados y esperar a que el cielo se pinte de colores sobre el skyline de Manhattan al atardecer. 

Melisa no tenía cristalería, así que llevé las copas que tenía en casa y les pedí a los que podían que sumaran algunas más para completar, porque compartir el vino, en este caso, era una cuestión importante y por ningún motivo iba a caer en vasos descartables. ¡Estoy aprendiendo y me lo tomo en serio!

Cómo elegir un vino para principiantes

Cómo elegir un vino para principiantes

Tenía en mente algún blanco, para fijar algo de la información que había estado leyendo y, digamos todo, porque vengo de un 2020 totalmente influenciada por Taylor Swift y sus fotos en Instagram posando con la copa de Chardonnay.

Dos días antes pasé por la vinoteca para darle check a todas las premisas de mi lista de necesidades: que sea blanco, que tenga tapa a rosca (para demostrarle a Alex que estoy poniendo en práctica sus tips de la lección anterior, y para sacarme de la cabeza el posible olvido del sacacorchos) (hipervículo nota 2 que habla de esto) que sea friendly con el paladar de los que -todavía- no son tan fans del vino o no están acostumbrados a beber y que el precio tenga piedad con mi bolsillo, para poder comprar unas dos o tres botellas.

Alex me escuchó, escaneó las estanterías con la mirada y extendió la mano como apuntándome con una botella de vino tinto y señaló la tapa rosca. Vi que era un Pinot Noir. ¡Un nuevo misterio por develar!

Cómo elegir un vino para principiantes

“Este vino va impecablemente bien con quesos, básicos de cualquier picada”. Mi gurú dixit.

De hecho, les comparto otra tanda de consejos de mi experto preferido para seguir sumando recursos y sentirnos cada vez más confiados en cómo elegir un vino para principiantes.

Tres nuevos tips para aprender a elegir un vino

  1. La etiqueta, para el siguiente nivel. Yo también lo hice: me dejé llevar por la ansiedad y se me ocurrió que sería posible largarme a elegir etiquetas como una experta, pero ya entendí que, de verdad, para entenderlas hay que tener algunos pasos recorridos. Pararse frente a esa info sin experiencia es tratar de traducir un montón de palabras que no dicen nada y eso, en definitiva, aleja. Pensá ¿cuánto tiempo aguantarías intentando entender un libro escrito en un idioma totalmente desconocido?


Así que las primeras veces, lo mejor es entregarse a las sugerencias de alguien que sepa y registrar qué sensaciones te despierta ese vino. A partir de esas primeras travesías sensoriales y de haberte dejado recomendar unas cuantas botellas, será momento de ir comprendiendo qué información te da la etiqueta. Lo más fácil es que hay variedades más y menos intensas; si te gustaron los más fuertes, buscá un Cabernet o un Merlot, pero si querés algo ligero andá por un Pinot Noir, una Garnacha o un Malbec joven. Estos son algunos de las primeras reglas sobre cómo elegir un vino para principiantes.

Si preferís los vinos frescos, que la etiqueta solo diga la variedad, porque palabras como “Reserva”, “Gran Reserva”, “Oak», te están avisando que el producto gana complejidad, intensidad, potencia, carácter. En cuanto a las regiones, hay un universo enorme: dice Alex que en la Provenza hay rosados increíbles para cualquier ocasión, pero que en Burdeos se necesita una biblia para entender qué vino estás tomando. En países de este lado del mundo, como Argentina, las etiquetas que estuve chequeando tienen un mensaje más simple y, a partir de lo que vengo probando, memoricé esta regla: si solo aparece la marca y un varietal, probablemente te encuentres con un vino joven y fresco. 

Pero como dice Alex, si las regiones son el próximo paso ya agendé que en muchos vinos argentinos se menciona al Valle de Uco; en otros, casi todos Malbec, a Mendoza, y unos poquitos dicen Salta. Ya veré qué son esos lugares. Porque cuando le pregunto a Alex la única pista que me da es esta: Son vinos de la cordillera de Los Andes y sonríe, como si decir las Rocallosas o los Apalaches a mí me dijeran algo. Tendré que averiguar. Stay tunned.

  1. Dale espacio al factor sorpresa. Últimamente Alex me desafía con un ejercicio que me encanta, y es moverme de lo que voy a buscar. Como sucedió esta vez que llegué por un blanco y me fui con un tinto, muchas veces vamos detrás de un botella puntual (podría ser también un Cabernet Franc, el favorito de papá). Y la verdad es que correrse de esa zona conocida y probar dos o tres opciones diferentes dentro del mismo estilo, habilita el juego de seducción de este universo y le da la bienvenida al factor sorpresa (please, ¿hay algo más sexy que probar, sentir, sorprenderse?). 


Si buscás una botella para una persona de gustos clásicos, un cambio interesante puede ser un vino de un productor diferente, de otra región o algún blend o varietal nuevo, porque ningún vino es igual a otro. 

Estoy feliz y entusiasmada con este proceso de recuperar todo el tiempo la información que voy aprendiendo y verla reflejada en experiencias cada día más deliciosas y excitantes.

¡Cuéntenme si pusieron en práctica alguno de estos tips sobre cómo elegir un vino para principiantes!


Hoy me quedo en casa con Taylor Swift (en realidad, con las canciones de su más reciente disco, Folklore), esta vez sí con una copa de Chardonnay y un plato de pasta. Hasta el próximo descorche.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *