Bodega Raffy Familia Zanchetta: vinos argentinos con espíritu francés

Bodega Raffy Familia Zanchetta

En Gualtallary, Valle de Uco, una pequeña bodega cultiva viñedos en 10 hectáreas. A simple vista es una bodega entre tantas otras, dedicada y detallista con sus vinos. Pero una mirada precisa descubre que en el interior de Bodega Raffy Familia Zanchetta late un corazón argentino con espíritu francés.

Philippe Zanchetta dirige esta pequeña casa junto a su esposa Jaqueline hace una década. Esta pareja franco argentina elabora una serie de vinos de terroir mendocino y savoir faire galo con olfato y visión tradicional, lo que distingue a la parcela de viña de esta casa respecto de otras es que eligen trabajar solo viñas a pie franco, tal y como se plantaba en el pasado.

“Al no usar portainjerto, las plantas están condicionadas al terroir y pueden expresarlo plenamente sin esa mediación, por lo que conseguimos vinos con una calidad organoléptica particular y gusto diferente”, dice Jaqueline Zanchetta. 

A 1300 metros sobre el nivel del mar, los suelos de Gualtallary, arenosos y con ciertos depósitos calcáreos y graníticos (en la parcela del río seco), pero sobre todo vírgenes, hacen posible plantar vides a pie franco, ya que sus raíces no son afectadas por ninguna plaga. 

Otra clave del acento francés hay que buscarla en las crianzas y el estilo de vinos. Como otras empresas, Bodega Raffy Familia Zanchetta está enfocada en producir Malbec para los mercados internacionales. Trabaja con uvas cosechadas manualmente en su punto justo de maduración y crianzas en barrica al estilo bordelés.

“El sol, tan generoso en Argentina, es junto con la altitud, nuestro aliado mayor ya que confiere a nuestros vinos una concentración excepcional de polifenoles”, explica Philippe Zancheta. Y agrega: “La búsqueda del disfrute enológico va a la par de la investigación sobre los beneficios para la salud que tiene el vino tinto de alta calidad, elaborado sin pesticidas ni agregados químicos. Mi filosofía consiste en combinar estos dos aspectos en la elaboración de mis vinos. Ese es el verdadero significado de alta gama”, dice.

Bodega Raffy Familia Zanchetta

Bodega Raffy Familia Zanchetta, artesanía y técnica

Para lograr un vino cuyo despliegue aromático de frutas y de especias sea particularmente generoso y sus taninos suaves y complejos, en Bodega Raffy Familia Zanchetta monitorean más de 70 variables: riego por goteo, análisis de las capacidades de absorción del suelo con captores, medición de la erosión de los vientos y otros tantos vía satélite, además de emplear tanques de acero inoxidable termorregulador para controlar los procesos de fermentación.

Con tecnología de punta y visión artesanal, elaboran sus vinos, que se comercializan en una veintena de países entre Estados Unidos, Asia y Sudamérica. Las marcas comerciales son Hedera, Pardus y Tursos dentro de la colección Dionisos.

Bodega Raffy Familia Zanchetta

Las marcas y los vinos

Hedera es hiedra en latín y se refiere a la corona en la cabeza de Dionisos, el dios del vino. Desde la antigüedad se le atribuyen poderes ocultos, como el de evitar los efectos del alcohol. Por su vínculo con esta deidad, las tabernas y lugares de venta de vino solían tener en sus puertas ramos de hiedra. En esta línea embotellan Torrontés de Cafayate, Malbec Rosé y Malbec de Gualtallary.

En la mitología grecorromana, Pardus es el leopardo que tira del carro de Dionisos y de cuya piel se viste el dios del vino. Representa el vigor y la fecundidad. El leopardo, además de ser una metáfora del dinamismo que buscan darle a la bodega, representa la fuerza, la potencia y la energía solar del Malbec de alta gama, sin olvidar la suavidad felina de sus taninos.

En cuanto a Tursos, la intensidad y concentración, fineza y complejidad son las características de este Malbec. Frutas rojas, negras y especias típicas de Gualtallary forman una potente arquitectura de taninos finos sedosos. El placer intenso que produce la degustación de este vino radica en el amplio despliegue de aromas, en la textura aterciopelada que tapiza delicadamente la boca y en un final elegante y muy prolongado. Es un vino de guarda, criado de 18 a 24 meses en barricas de segundo uso de roble exclusivamente francés.

Asimismo, trabajan otras líneas y conceptos, aunque el corazón del Malbec siempre late dentro de Bodega Raffy Familia Zanchetta. En eso, las ganas y dedicación de la familia Zanchetta se evidencia en cada una de sus etiquetas.

Bodega Raffy Familia Zanchetta

Si te interesa continuar leyendo sobre el vino argentino, te invitamos a seguir este link: Malbec, un jugador de toda la mesa

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.