Las mujeres y el vino: las curvas afectivas y solidarias de un vínculo creativo en Argentina

mujeres y el vino

“Las viñas formaron un espacio donde la mujer se abrió camino a fuerza de amor, trabajo y decisión. A la sombra fresca de parrales de moscatel y uva negra; junto a barricas de vinos y aguardientes; entre lagares y bodegas, la mujer se sintió motivada para derribar barreras, crear espacios de libertad y decidir por sí misma. El escenario vitivinícola resultó particularmente amigable para la mujer. Ella sintió que, allí, las asimetrías no eran tan pronunciadas como en las regiones apoyadas en otros modos de producción. Si bien se mantenían vigentes las pautas tradicionales que limitaban sus accesos a la economía, la política, la cultura y la vida social, algo había en el escenario vitivinícola que hacía pensar a la mujer que, en caso de rebelarse, tendría ciertas posibilidades de éxito. Por eso lo intentó y muchas veces, lo logró”.

El investigador Pablo Lacoste publicó “La mujer y el vino: Emociones, vida privada y autonomía económica entre el Reino de Chile y el Virreinato del Río de la Plata (1561-1810)”, un libro en el que analiza esos siglos de relación apasionada. Doscientos años después del período estudiado, sus palabras resultan validadas por la realidad actual y cobran nuevos sentidos. 

Hace décadas, de hecho, que las mujeres dejaron de ser noticia en el mundo del vino argentino. El país fichó a su primera enóloga en 1981, cuando Susana Balbo obtuvo el título de Licenciada en Enología. Claro que hasta fines del siglo pasado era poco habitual que una mujer estuviera a cargo de una bodega o se desempeñara como winemaker. Pero todo cambió gracias al esfuerzo de las pioneras, y las generaciones jóvenes lo reconocen. “Tuve suerte de que muchas mujeres enólogas y agrónomas ya habían abierto el camino del liderazgo femenino en la industria. Por eso nunca sentí que por ser mujer debiera esforzarme más”, admite Rocío García, enóloga de Bodega Sottano.
Su colega, Bernardita Gil, de Bodega Renacer, coincide: “Hoy hay mucha más paridad, a punto tal que la mayoría de los equipos enológicos están integrados al menos por una o dos mujeres”.
El hecho de que cada vez haya más mujeres en puestos estratégicos hace que también su presencia crezca en las bases. Desde 2012, Andrea Ferreyra es jefa de Enología de La Celia y hace pie en ese lugar privilegiado para promover la incorporación de sus colegas: “En esta vendimia 2021, tuvimos muchas enólogas recién recibidas o estudiantes avanzadas haciendo trabajo de bodega, cuando antes las actividades de las que ingresaban como junior eran solo en laboratorios o como asistente”, cuenta.

Pero ¿qué sucede puertas afuera de la bodega con las mujeres y el vino? ¿Qué impacto tiene esta expansión femenina en la industria sobre la mirada social de inclusión de las demás mujeres?


La unión hace la fuerza


Dentro de la cadena de producción, hubo quienes se dieron cuenta de que podían tener una organización horizontal que las avalara y las contuviera. Por eso gran cantidad de mujeres de la industria empezaron a nuclearse en diferentes grupos, como el Club de Mujeres Profesionales del Vino, que ya tiene 110 integrantes. 


“Es un grupo de encuentro. Aportamos información útil, nos sacamos dudas y nos ayudamos mucho. Además, no solo funciona por Whatsapp: a veces existen momentos de disfrute en los que compartimos vinos y charlas”, cuenta Verónica Ortego, enóloga de Dartley Family Wines.
La información que circula de teléfono a teléfono es casi toda técnica; de forma continua se hacen consultas sobre proveedores, insumos, se informan cuestiones normativas, de innovación. Crecen entre todas.
“Como somos tantas siempre hay alguien que responde casi al instante. Hace unos días necesitaba unos bins plásticos para la cosecha y enseguida alguien me pasó el dato. Estamos todas al pie del cañón para ayudarnos”, detalla Constanza Gaitieri, enóloga y propietaria de Malpensado Wines.
Con otros ritmos, en el Norte del país también se están armando alianzas femeninas en torno al vino. Pero en estos casos, se unen las mujeres vinculadas a la industria para acercar a aquellas que no lo están y limar los resabios machistas.
“En la Quebrada de Humahuaca estaba validado socialmente que solo los hombres eran bien vistos consumiendo vino”, cuenta Amelia Janko, quien se encarga de comunicar los vinos de la Bodega Fernando Dupont. Convencida del concepto “el vino une”, formó un grupo llamado “Las quebradeñas y el vino” que es eje de capacitaciones en materia de cata.

Estos encuentros fueron mucho más allá de lo que enseñan las copas: sirvieron como vectores de toda clase de preocupaciones de índole personal y familiar. Así, las participantes catalizaron angustias y se sintieron en buena compañía mientras se formaban.

También en esa zona, otra agrupación femenina se propuso acercar el vino a las mujeres. Se trata de “Comadres del vino”, conformada por Adriana Mattarollo, de bodega Tukma; Florencia Rodríguez, del restaurante Nuevo Progreso; Carolina Ruíz, de Bodega Don Milagro; Marisel Nazar, de bodega Cielo Arriba, e Inés Manghesi, de Viñas de Uquia.
Estas referentes a lo largo de 2019 realizaron varios encuentros que conjugaban vinos de altura y cocina andina. “Buscamos terminar con ese prejuicio de que la mujer toma solo etiquetas de cosecha tardía, que quizás sucede porque no se les da otra oportunidad”, cuenta Mattarollo. 
Este año planean dar un paso más. Orgullosas de las creaciones y el trabajo de las mujeres coyas, buscan darles un espacio de visibilidad y acercarles oportunidades de negocios a través de cambios culturales. “El patriarcado del norte argentino está sostenido por el matriarcado. Nosotras nos propusimos hacer un aporte y darles herramientas, como por ejemplo gestionarles un lugar para que puedan vender sus productos”, agrega.


Mujeres y el vino: Acciones para ayudar

En otras regiones del país, diversas propuestas tienen una mirada inclusiva sobre la mujer y sus necesidades. La Fundación Bemberg y Grupo Peñaflor, por ejemplo, desarrollan en Mendoza un programa de acompañamiento a Hogares de Protección Integral para mujeres y sus hijos que han sufrido situaciones de violencia doméstica.

Esta iniciativa se desarrolla en las provincias de Mendoza, San Juan y Catamarca y contempla distintos aspectos: además de brindar equipamiento y mejoras en infraestructura, el foco está puesto en ayudar a que los hogares logren desarrollar un emprendimiento para autosustentarse.

Asimismo, se ofrecen talleres de empoderamiento en los que se analizan temáticas como autoestima y emociones, entre otros, y las mujeres reciben capacitaciones en oficios que les permiten desarrollarse laboralmente.

En la misma provincia, Familia Zuccardi implementa un programa para ayudar a mujeres que viven en las zonas cercanas a las fincas y están desempleadas. Se trata de dos talleres de costura, uno en Santa Rosa y otro en Maipú, donde aprenden el oficio; luego, venden sus creaciones, delantales y servilletas, a la propia bodega y también a otras. 
Desde el año pasado, Susana Balbo Wines lleva adelante la campaña “Octubre Rosa”: cada venta que se realiza durante ese mes de Críos Rosé de Malbec recauda fondos para la ONG FundaVita, que trabaja en la prevención del cáncer y el acompañamiento de pacientes oncológicos.
“La campaña comenzó en 2017 en Brasil porque nos la propuso el importador. Ni siquiera lo tuvimos que pensar, iba perfecto con nuestros valores. Al ser una bodega fundada por una mujer, sentimos el compromiso de apoyar temáticas relevantes para ellas”, cuenta Ana Lovaglio Balbo, Gerente de Marketing de la bodega. Actualmente trabajan en ampliar el programa y llevarlo a otros mercados clave, como Estados Unidos.Mucho se ha modificado en materia de relaciones interpersonales y sociales desde la época de la colonia. Al calor de esos cambios, aquel amor original que ligaba entonces a las mujeres y los viñedos creció siglo tras siglo hasta adoptar, hoy, aristas cada vez menos filosas, menos ásperas, más inclusivas, más redondeadas. En las curvas, femeninas por excelencia, reside la continuidad del vínculo con el vino.

Si disfrutaste este artículo no dejes de conocer 12 mujeres destacadas del vino argentino

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.