PERSPECTIVA DE SOMMELIER: CABERNET FRANC ARGENTINO, ¿CÓMO SIGUE EL ÉXITO?

Cabernet Franc Argentino
Cabernet Franc Argentino

Por qué Argentina tiene condiciones únicas para deslumbrar con etiquetas de Cabernet Franc. Paz Levinson comparte ejemplos sorprendentes de varietales y blends con Malbec.

 

Sucede siempre con el Cabernet Franc: la primera vez que se lo huele, una explosión impresionante de aromas te sorprende. Es un trazo herbal, exótico y a la vez cautivante, que hace pensar que las piracinas –causantes de ese efecto en nariz– no son un defecto, como suele pensarse.

 

Así fue la primera vez que un Franc me sacudió. Era de color oscuro, concentrado. En la nariz era intenso: saltaban de la copa los aromas a pimiento verde asado y a cassis. También había pimienta negra y una nota de eucalipto y cardamomo. Soy fan de este componente aromático, me encantan los Cabernets Sauvignons de cosechas más frías y los Carmeneres a los que los dejan ser ellos mismos.

 

Hay enólogos que se asustan con esa nota “verde”. A mí no me da miedo si al probarlo en boca revela taninos maduros, intensos pero redondos: ahí está la clave. La nariz me encanta que sea así, diferente, salvaje, un poco desatado pero al mismo tiempo tan elegante con un poco de botella. Ese vino que me marcó y que recuerdo exactamente cuándo lo probé por primera vez era el Pulenta Gran Cabernet Franc 2006. Otra pionera es la familia Benegas, con sus viñedos ubicados en Finca Libertad sobre la costa alta del Río Mendoza, Cruz de Piedra, Maipú (850 msnm), de donde surge un Cabernet Franc elaborado con uvas plantadas por Tiburcio Benegas en 1899. Y lo mismo sucede con Lagarde con su Henry histórico, el 2003 por ejemplo, y el sureño más famoso: Humberto Canale Gran Reserva Cabernet Franc.

 

Con tan solo 1146 hectáreas en Argentina, hay vinos elaborados con esta variedad que obtuvieron los máximos puntajes en publicaciones como Wine Advocate. El Gran Enemigo es un favorito desde hace años, no solo el de Gualtallary (en esa edición 85% CF con 100 RP) sino que también terroirs como El Cepillo o Chacayes. El Gran Enemigo es una de las exploraciones más interesantes de esta variedad en Argentina con porcentajes de Malbec.

 

Si disfrutaste este artículo no dejes de conocer, Dos Cabernet Franc argentinos entre los mejores 10 del mundo según DECANTER.

 

En notas anteriores se ofrecieron detalles sobre la cepa, y también comparaciones entre Francia y Argentina. Cuando pienso en Cabernet Franc pienso en un gran vino. En Argentina tenemos muchos ejemplos de una calidad altísima; en cambio, si pensamos en Italia encontramos solo algunos, como el Paleo Rosso (Le Macchiole). Nosotros tenemos tantos con este mismo nivel de excelencia que es difícil seleccionar y solo recomendar algunos.

 

Entre ellos, tengo muy buenos recuerdos de la manera de elaborar esta cepa que tiene Mariano di Paola en Rutini. Salentein también posee un muy interesante Cabernet Franc de altura.  El legendario Angélica Zapata Alta Cabernet Franc, hoy elaborado con uvas de San Carlos es otro que se destaca; el más moderno pero no menos bueno de Trapiche Gran Medalla, así como el Luigi Bosca Gala 4 (no 100% CF pero un gran porcentaje), uno de los mejores vinos de esa casa, integran también la lista.

 

Por otro lado, los innovadores Cabernet Franc de Zorzal, Zuccardi San Pablo, la familia Bressia con su Monteagrelo delicioso, Norton Altura Cabernet Franc, los vinos de los Miche, Finca Beth Rompecabezas, Riccitelli y Desquiciado, entre otras, son etiquetas para resaltar.

 

Sabemos que como monovarietal es increíble y conquista consumidores y algunos detractores sensibles a la piracina. Ahora, nuestra fuerza imbatible son los blends con Malbec. Si bien en el Loire a veces se mezcla la cepa Côt (Malbec) con Cabernet Franc, no es una práctica habitual y no está amparada por las apelaciones de origen.

 

En Argentina tenemos esa ficha importantísima para jugar: Cabernet Franc-Malbec en diferentes suelos, más profundos como los de Agrelo o más calcáreos y austeros como los de Gualtallary, y también Cabernet Franc Malbec o a la inversa de diferentes terruños, diversos hacedores y amplias gamas de precio. No hay otras regiones en el mundo donde estas dos cepas se revelen de una manera tan identitaria y armoniosa en lugares similares.

 

Personalmente creo que, hoy en día, los vinos más elegantes de la Argentina tienen esa mezcla única (que solo en el país puede lograrse) de Malbec y Cabernet Franc: Benmarco Expresivo 2016 (increíble), Michelini y Muffato GY 2018, Superuco 2016, Matervini Tinto 2017, Trapiche Iscay, Gala 4, 2km Malbec Cabernet Franc 2017, Fuego Blanco Cabernet Franc Malbec 2017, Norton Lote Negro 2016, Gran Enemigo Gualtallary (ahora sin CF en la etiqueta ya que hay mayor porcentaje de Malbec) y las sublimes interpretaciones de Per Se, entre tantos otros ejemplos de grandes vinos con estas dos grandes y nobles cepas.

 

Si disfrutaste este artículo no dejes de conocer, CUÁLES SON LOS VINOS MÁS CURIOSOS DE ARGENTINA

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.