Bodega Trivento: 25 años de una trayectoria viento en popa

Bodega Trivento

A fines de la década de 1990 Argentina era la tierra prometida para el negocio del vino. Soplaban vientos de renovación y el Malbec comenzaba a ser un vino que ganaba fama. Entre esos vientos se conformaba un futuro venturoso. Uno, en el que Bodega Trivento desplegó sus velas y viñedos.

El nombre de la bodega lo deja claro: los tres vientos que dominan el paisaje en Mendoza son los mismos que nombran a esta casa que pasó, en un cuarto de siglo, a tener tres bodegas, 1600 hectáreas de viñedo propio y estar considerada como la marca argentina número 1 en ventas.

Todo eso, solo en 25 años: los más importantes del último siglo en materia de consolidación del negocio del vino, también hay que decirlo. En el momento en que Argentina ingresaba al mercado internacional, Bodega Trivento iniciaba sus operaciones con el mismo objetivo.

Bodega Trivento

Bodega Trivento, protagonista del vino argentino

Establecida en Maipú por Viña Concha y Toro Family of Wineries, en 25 vendimias se posicionó como una de las principales tres compañías exportadoras, con operaciones en el mundo y epicentro en el mercado británico. 

Para tener una idea del dinamismo de la firma, solo entre 2020 y 2021 se convirtió en Empresa B, adquirió una nueva bodega con viñedo y un chalet de estilo en Luján de Cuyo, certificó sus vinos con Vegan Society.

Además, consolidó su liderazgo como la marca argentina de vinos #1 en ventas alrededor del mundo (según IWSR Drinks Market Analysis Trivento se posiciona como la marca argentina de vino N°1 del mundo en valor, con un monto que supera los 256.198.000 dólares en ventas de retail e E-commerce, en 2020).

Para el 2021, estiman que su marca emblema, Trivento Reserve, alcance el millón y medio de cajas de 9 litros. 

Al respecto, Marcos Jofré CEO de Bodega Trivento, cree que “Nuestros primeros 25 años nos hacen soñar en grande, nuestra ambición es ser la marca argentina de vinos más admirada, con una firme posición en los mercados más competitivos y que entregue valor a nuestro clientes y consumidores”.

Germán Di Césare lidera el equipo de enología que diseña y elabora el corazón de la casa: las líneas Trivento Reserve y Trivento Golden Reserve, más otras acotadas como Gaudeo y el ícono Eolo. Junto a sus pares agrónomos, dan cuenta de las fincas propias y las de terceros, algunas arrendadas a largo plazo, como el viñedo Eolo, de donde obtienen el vino ícono.

Dice Di Césare: “Nuestro foco aún es el Malbec de Luján de Cuyo, sobre el que venimos trabajando con precisión en los estilos posibles. Pero miramos el horizonte de Valle de Uco, donde exploramos desde Gualtallary a Paraje Altamira con estilos y variedades”.

Con una moderna infraestructura enfocada en los vinos tope de la bodega, Di Césare y su equipo emplean fudres y toneles de primera línea, además de una batería de tanques, huevos de cemento y tecnologías de elaboración.

Bodega Trivento

Sustentabilidad y vientos de cambios

Trivento es líder en iniciativas sostenibles: en 2013 puso en marcha un proyecto transversal a la operación de la compañía que incluyó a la sustentabilidad en el centro de su modelo de negocio. Adhirió al Pacto Global de las Naciones Unidas y anualmente reporta metas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030. 

Además, comprometida en esta filosofía respetuosa del medio ambiente, genera energía limpia (505 MWH/año) para abastecer parte de sus operaciones con la instalación de una planta fotovoltaica y cuenta con un sofisticado programa de aprovechamiento de aguas, precisamente en un medio como Mendoza, donde el recurso hídrico es de los más preciados.

Conscientes del impacto positivo que una bodega puede generar en su comunidad, implementó un aula satélite en 2008: 96 colaboradores culminaron sus estudios primarios y secundarios es este establecimiento. 

Otra iniciativa que apoya la educación es la recaudación de fondos para becas educativas mediante la venta de un innovador vino blanc de noir, Trivento White Malbec. Las becas son entregadas a través de FonBec, el Fondo de Becas para estudiantes de bajos recursos y altos rendimientos.

En el período que inicia los próximos 25 años Trivento se encuentra sólida e identificada como una bodega protagonista del vino en Argentina. ¿A dónde la llevarán los vientos del futuro? A juzgar por el recorrido que lleva hecho, irá lejos, muy lejos.

Te invitamos a continuar leyendo sobre la D.O.C. Luján de Cuyo: Se relanza Luján de Cuyo, la primera D.O.C. de Malbec argentino

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.