Concursos de vino: ¿cuáles valen la pena?

Concursos de vino: ¿cuáles valen la pena?

Se presentó la edición 2015 de Argentina Wine Award y aprovechamos la volada para repasar los principales concursos de vino y sus medalleros.

Se presentó hoy en Buenos Aires el concurso Argentina Wine Awards 2015, que tendrá como panel a las principales degustadoras de vino del mundo. El concurso, enfocado en los vinos de exportación, es uno pequeño pero interesante en la constelación de medallas en el firmamento vinero. Porque si algo tiene el vino a nivel globlal, son concursos. Algunos piolas, otros no tanto.

Para que tengas una buena guía a la hora de seguir las publicaciones de vino en las que se les da bolilla a las medallas, en Vinómanos hicimos un listado rápido de los concursos a los que vale la pena seguirles las medallas.

Pero antes, una aclaración pertinente: Los concursos de vinos no son como las olimpíadas, en donde las medallas son solo tres por categoría. En general, la cosa pasa por recortes de puntajes. Es decir, terminada la cata, oro serán todos los vinos que entren en el 10% de más altos puntajes (o el recorte que decida la organización) y así. Sin embargo, los Dobles Oros y Trophyes, en la jerga, son aquellos mejores vinos en cada categoría. Dicho esto, a los concursos.

International Wine Challenge. Conocido en el mundo por sus siglas IWC es a la fecha el concurso más profesional y grande del mundo, en pleno funcionamiento hace 32 años. Tiene lugar en Inglaterra y participan vinos de todo el globo. Juntan unas 20 mil muestras, catan profesionales y prueban, entre otras bebidas raras, espirituosas y Sake. Aseguran que cada vino premiado fue probado por un panel de 10 profesionales. Y sus medallas valen sobre todo para los compradores de vino en cadenas y vinotecas del mundo. En su web tiene un buen buscador de premios, usalo acá. Trophys 2014, por ejemplo, Amalaya Blanco, Gran Mascota Malbec (próximo a lanzarse en el mercado argentino).

Concours Mondial de Bruxeles. Las siglas son más famosas que el nombre, CMB, y distinguen a un concurso de vinos que, habiendo nacido en 1994 en Bruselas, desde 2006 se volvió itinerante e incluso pisó la Argentina. Este año, sin embargo, volvió a su ciudad natal, donde cataron unas 8 mil muestras de 58 países productores. Con fama de buen concurso, los catadores son profesionales del vino y la cocarda CMB es una reputada garantía de calidad. En este link se puede ver los resultados de la última edición. En 2014 no hubo ninguna Gran Medalla de Oro para la Argentina y sí tres oros a secas: Amadores Chardonnay, Viñalba Gran Reservado Malbec.

Vinalies. Reputado concurso francés, con sede en París y en el que la mayoría de catadores son enólogos franceses, este año estuvo en boca de muchos argentinos porque Famiglia Bianchi Malbec 2012 fue el vino que más alto puntaje obtuvo en el concurso, lo que motivó el título algo rimbombante de “mejor vino del mundo”. De Vinalies, debiera haber dicho. La realidad final es que se trata de un célebre concurso, en el que de su última edición participaron unos 3500 vinos de 41 países. Para un listado de medallas, pinchá acá.

Decanter Wine Award. Organizado por la prestigiosa revista británica Decanter, este concurso es importante por el impacto que tiene entre los compradores de vino en el Reino Unido. Y porque apunta a la crema del mercado. Lanzado en 2004, en los últimos años Argentina ganó cierto protagonismo, tanto en catadores como en vinos. Y en la última edición 2014, obtuvo tres Trophies: Cruzat Cuvée Reserve Extra Brut, Don David Reserve Tannat (que aún no está en el mercado) y HJ Fabre Barrel Selection Malbec. Para un listado completo de resultados, pinchá acá.

Tres concursos locales
Argentina Wine Award. Organizado por Wines of Argentina –el ente promotor del vino local en el mundo- este concurso tiene la mirada que a los argentinos más nos gusta: la externa. De esta manera, el panel de cata está formado por personalidades del mundo del vino en distintos mercados clave para nuestro país, combinados con enólogos locales. Los resultados –obtenidos entre unas 700 etiquetas que efectivamente se exportan- suelen ser bien interesantes, porque refleja tendencias. El 2015 -que tendrá lugar en Mendoza, entre el 8 y el 13 de febrero próximos- fue lanzado hoy y pondrá foco en la mujer: de ahí, que el jurado de notables estará compuesto por catadoras de la talla de Jancis Robinson y Christy Canterbury, entre las extranjeras, y Marina Beltrame y Susana Balbo entre las locales, por mencionar solo a cuatro de un nutrido panel. Toda la info del concurso se puede consultar en el sitio oficial, mientras que los resultados el 2014 se pueden consultar acá.

Vinandino. Fue el primer concurso mundial del Cono Sur. Ese es un baluarte importante. Lanzado en 1993, se realiza cada dos años de la mano del Instituto Nacional de Vitiviniculutra y el Consejo Federal de Inversiones, con el patrocinio de la Organización Mundial de la Vid y el Vino. En cada edición contabiliza unas 700 a 800 muestras y los catadores son profesionales. La última edición fue en 2013 y en este link se puede ver la evolución del concurso.

VinoSub30. Es probablemente el concurso más ingenioso del que tengamos noticias. A contrapelo del resto del mundo, los catadores no son profesionales, tampoco tienen trayectoria y el único recorte es que sean menores de 30 años. Organizado por ArgentineWines.com la idea es bucear en las preferencias de los jóvenes. Itinerante dentro de Argentina –la edición 2014 fue en La Rioja- tiene ramificaciones internacionales. Para conocer el medallero, seguí este link.

Joaquín Hidalgo – Vinómanos http://www.vinomanos.com/2014/11/concursos-de-vino-cuales-valen-la-pena/

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.