Wine & Backpack

Destacadas / 18 agosto, 2016

Por: Joaquín Hidalgo

Anna y Eric son una joven pareja. Ahora mismo, en la mesa de un pequeño café neoyorkino, ultiman detalles para su próximo viaje. Ella nació en Londres, pero hoy atiende la barra de uno de los tantos bares trendy de Manhattan. Eric es de Chicago, acaba de obtener su título de sommelier en Nueva York y trabaja en un restaurante de esa ciudad. Se conocieron viajando y desde entonces visitaron juntos bodegas de Napa y Europa. Este año, la gran aventura tiene como destino Argentina y sus viñedos. Se trata de un viaje que harán como más disfrutan: mochila al hombro y con la expectativa de traducir cada dólar en kilómetros y experiencias inolvidables.

No es una decisión azarosa, sino un sueño que comenzó el día que Eric conoció en una feria de vinos a Thibaut Delmotte, actual enólogo de Colomé, quien le contó que fue como mochilero que descubrió Argentina, sus vinos y el rincón de los Valles Calchaquíes, que más tarde se convirtió en su hogar. Así, a pie y hospedándose en hostels y bodegas, fue que el winemaker francés llegó a Salta.

A esta pareja, la espera una de las facetas menos promocionadas de las rutas del vino argentino, pero que al año congrega a miles de jóvenes de todo el mundo. Turistas que prefieren mimetizarse con los habitantes y vivir el vino junto a compañeros de aventura que conocen en el camino.

Mendoza a pie

Viajar por Mendoza es fácil. Una recorrida por TripAdvisor le sirve a la pareja para chequear los datos que otros mochileros le fueron pasando: dónde hospedarse, dónde comer y qué excursiones hacer. Mendoza parece un lugar apacible en el que pasar buenas horas entre bodegas, saltando en los rápidos de los ríos o durmiendo la siesta con aire acondicionado en pleno verano, época en que Anna y Eric viajarán.

Un amigo les pasó un dato valioso: si quieren recorrer las bodegas y tener el color local, lo mejor es alquilar unas bicicletas y lanzarse a las rutas del vino. Mientras chequean en la red, se ven a sí mismos deambulando por viñedos. Recuerdan claramente el consejo del amigo acerca de las rutas argentinas: “No es como andar por el Central Park o pedalear por Holanda, pero si van con cuidado, es muy emocionante”, dijo.

Así es que reservarán dos bicicletas, aunque no están seguros de si será en Mendoza Wine Bike o en Martin’s Bike. Depende de dónde se alojen. Si lo harán en el centro, la primera; pero si se hospedarán en Chacras de Coria, que les resulta más atractivo, la segunda. Ahí se guían por el viajero amigo, cuyo consejo fue que, si planean vida nocturna, lo mejor es quedarse en el centro y darse una vuelta por Arístides Villanueva. “Ahí está la movida”, les dijo, y ellos anotaron en su momento El Palenque y otros bares.

Sin embargo, ahora Anna y Eric no están tan seguros de querer salir de noche y les tienta un poco más la vida al aire libre. Así es que buscan en la red social de los viajeros y leen que pasar unas noches afuera es una gran idea. Un taxi soluciona el tema del transporte. Se quedan con dos opciones que parecen muy buenas: una es Luján de Cuyo B&B, que tiene 241 comentarios, dos tercios de ellos muy buenos y excelentes; el otro es el Chalet De Bassi, que tiene 59, aunque resulta más céntrico, solo que allí no hablan inglés. Del que no tienen dudas es de Lagares, el hostel donde se alojó su amigo y del que incluso viajeros expertos sostienen que está entre lo mejor de América del Sur, por su atención. Allí se alojarán en Mendoza ciudad, aunque esté apenas retirado del centro. Solo por las dudas, mandan un mail de consulta al Hostel Square Independencia, con buenas calificaciones también, aunque sin referencias directas.

Los recorridos

Siguiendo el ejemplo de Thibaut, la pareja quiere recorrer los viñedos en plan local. Así, ajenos a las muchas ofertas de tours que proponen empresas como hontravel.com, Anna y Eric piensan en los vinos que les han gustado y en cómo acercarse a esas bodegas. Aunque se mueren de ganas, esta vez Salta y los Valles Calchaquíes les quedan un poco lejos para la cantidad de días que tienen: apenas 15. Pero recorrer Luján de Cuyo no parece difícil, ya que una bicicleta y unas buenas piernas vuelven accesibles casas como Altavista, Clos de Chacras o Lagarde, que además ofrece un coqueto restaurante. Todas tienen buenas referencias en TipAdvisor.

El problema, más que nada logístico, lo representan Catena, Ojo de Vino, Melipal o Chakana, en Agrelo, ya que están cerca, pero no tanto como para ir pedaleando. Podrían probar con el transporte local, pero las frecuencias son bajas. Mejor alquilar un auto, se dicen, y confirman, leyendo en la red, que es lo más recomendable. Así podrán poner un pie en bodegas más remotas, como Domaine St. Diego, o Cecchin, o, más lejos aún, Zorzal Wines, o Giménez Riili, o la flamante Familia Zuccardi Valle de Uco, de las que tanto leen en la prensa.

Sin embargo, la pareja quiere, entre viñedo y viñedo, recorrer la Cordillera. Anna y Eric son bichos urbanos y, por eso, no quieren perderse la oportunidad de experimentar Los Andes, de ver cóndores o guanacos. Confían en que podrán contratar tanto cabalgatas como salidas para trekking desde el hostel. No obstante, pegan un ojo al asunto. Su amigo les habló de la reserva de Villavicencio y de los pictogramas y las minas de Uspallata. “Algo que vale la pena visitar, desolado”, recuerdan que les dijo.

TripAdvisor ofrece algunas claves. Hay empresas como Kahuak, que organiza esos paseos y que tiene buena reputación (463 comentarios, 345 excelentes). Quizás la otra, Argentina Rafting Expedition (631 comentarios, 475 excelentes). En todo caso, saben que, por los comentarios que ven en la red social, no deben perderse el recorrido por el Cordón del Plata, aunque la visita a Confluencia, camino al Aconcagua, les quede un poco grande, según piensan.

Anna y Eric mandarán mails de reconfirmación y les escribirán a las bodegas cuyos vinos les gustan. Así se garantizarán, al menos, que les abran las botellas que quieren. Saben que recorrer Mendoza siguiendo el rastro de otros viajeros será fácil. Para eso, lo único que falta es esperar el día en que aborden el avión. Entre tanto, pasean por la red juntando más y más datos. Al fin y cabo, el viaje siempre arranca con un sueño.

foto: www.mendozawinetoursandtravel.com






Joaquín Hidalgo
Joaquín Hidalgo
Mendocino de nacimiento (1978), se recibió en el Liceo Agrícola como enólogo en la promoción 1996. Al año siguiente, se inscribió en periodismo en la Universidad Nacional de La Plata, de donde egresó en 2002. Desde entonces vive en Buenos Aires donde construyó una lar- ga carrera combinando sus dos pasiones: la escritura y los vinos. Ha trabajado en casi todos los medios que le dieron co- bertura al tema. Desde el Country Herald a la Revista del Club del Vino, en los que escribió sus primeras notas firmadas, a Playboy, Revista JOY y La Mañana de Neu- quén, diario del que sigue siendo columnista dominical desde 2007. Colaboró como catador y cronista para Aus- tral Spectator relevando Chile y Perú en la edición 2005 y luego coeditando la guía entre 2011 y 2012. A contar de 2014 escribe semanalmente para el diario La Nación, donde actualmente tiene una columna llamada Sin Filtrar los días viernes en el puntocom. A principios de septiembre de 2019 fue contratado por la plataforma Vinous para reportar Argentina y Chile. Joaquín Hidalgo Born in Mendoza in 1978, Joaquin received his Certificate in Winemaking from the Liceo Agrícola in 1996. The following year, he took Journalism at the Universidad Nacional de la Plata, graduating in 2002. Since then he has lived in Buenos Aires, where he has built up an extensive career combining his two passions: writing and wine. He has worked for almost every media outlet that covers the area from the Country Herald to the Revista del Club de Vino, where he published his first signed articles, Playboy, Revista JOY, and La Mañana de Neuquen, for whom he has been a columnist since 2007. He has been a taster and correspondent for the Austral Spectator, covering Chile and Peru in 2005 and then co-editing the guide in 2011 and 2012. Since 2014, he has written a weekly column for the La Nación newspaper for whom he also writes a weekly blog called Sin Filtrar on their website. In September 2019, he was hired by the Vinous platform to cover Argentina and Chile.




Previous Post

Vinos argentinos de culto

Next Post

...A buen bebedor pocas palabras





0 Comment


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *