De última hora

Vinos orgánicos en Argentina: diversidad y calidad en expansión

Destacadas / Destacado / Noticias / Trends / 27 abril, 2020

Por: Sebastián Ríos

El avance de los vinos orgánicos es un fenómeno global que atraviesa a todas las categorías de esta bebida: pasó de representar el 1.5% del consumo de vino mundial en 2013 a ser el 2.6% en 2018, y se espera que ese crecimiento se sostenga hasta alcanzar en 2023 el 3.5%.

 

En sintonía con esa demanda, la Argentina ha incrementado y diversificado su producción de vinos orgánicos: cada vez son más las bodegas que certifican sus viñedos y sus etiquetas, en un proceso que alcanza tanto a los pequeños como a los grandes productores.

 

En el auge de la demanda global de vinos orgánicos confluyen diferentes tendencias, muchas de las cuales exceden al mundo del vino. “Hay una disposición a alimentarnos de manera más saludable, a conocer qué estamos comiendo o tomando, y los productos orgánicos en general y el vino en particular significan una garantía en ese sentido. Además, el vino orgánico es más amigable con el medio ambiente y refleja más claramente la uva y el lugar del que proviene”, explica Mauricio Castro, coordinador de Vinodinámicos, organización que agrupa a viticultores que producen vino orgánico en la Argentina.

 

Ignacio Martínez Landa, director de Marketing y Comunicaciones de Domaine Bousquet, coincide: “Hay muchos consumidores que buscan los productos orgánicos ya hace tiempo. Esto comenzó primero con los alimentos y va pasando de categoría en categoría. El vino también entró dentro de esta tendencia y el consumidor hoy quiere tener trazabilidad de los productos, porque cree que uno hecho de forma orgánica muchas veces es mejor que otro producido de forma convencional en cuanto a sus beneficios para la salud”.

 

Pero, ¿qué se considera hoy vino orgánico? Es aquel elaborado a partir de uvas provenientes de viñedos en los que no se emplean productos de síntesis química (fertilizantes, herbicidas, pesticidas), y que gracias a un manejo racional de los recursos naturales mantiene o incrementa la fertilidad del suelo y su diversidad biológica. De la adherencia a esos preceptos dan cuentan las distintas certificaciones que en la Argentina otorgan cuatro entidades –Argencert, Letis, OIA y Food Safety–, que garantizan la trazabilidad de todos los procesos involucrados en la producción del vino.

 

Los registros más recientes indican que 161 fincas argentinas han sido certificadas como orgánicas –sumadas ocupan una superficie de 6240 hectáreas– y que son 53 las bodegas que producen vino bajo dicha certificación. Pero si bien cada vez más consumidores argentinos adoptan el vino orgánico, la enorme mayoría se exporta. El 75% de los vinos orgánicos producidos en la Argentina se consume en Europa; otros mercados relevantes para el vino orgánico argentino son Estados Unidos (4%) y Japón (3%).

 

Organicwinesargentina2

Los registros más recientes indican que 161 fincas argentinas han sido certificadas como orgánicas, sumadas ocupan una superficie de 6240 hectáreas.

 

Salto en calidad 

 

“Los vinos orgánicos están en una excelente situación, debido a la popularidad que ha ganado este movimiento en general.  Esto ha ocasionado un efecto de arrastre que aumentó su presencia en el mercado. Como consecuencia, las bodegas hemos trabajado mucho y por ende ha mejorado enormemente la calidad de los vinos que hay hoy disponibles”, comenta Matías Ciciani Soler, enólogo de Escorihuela Gascón.

 

El salto en calidad es uno de los aspectos más destacables que se observa en los vinos orgánicos. “Hay una ruptura de la creencia/paradigma de que los vinos orgánicos son malos. La gente está empezando a entender que el concepto de vino orgánico que se manejaba hace unos años tenía foco en el cuidado del ambiente y dejaba en segundo plano la calidad. Ahora se busca que el vino sea bueno y, además, orgánico”, opina por su parte Facundo Bonamaizón, ingeniero agrónomo de la bodega Chakana.

 

Al igual que la calidad, la diversidad del vino orgánico argentino también es cada vez mayor, aun cuando es notoria la cantidad de vinos orgánicos que tienen al Malbec como cepa: Escorihuela Gascón Organic Vineyard Malbec, Saint Felicien Malbec Orgánico, Famiglia Bianchi Malbec Orgánico, El Burro Santa Julia y BenMarco Sin Límites Malbec Orgánico son vinos muy bien logrados. Pero fuera del Malbec también hoy podemos disfrutar de un Lagarde Organic Rosé, un Animal Chardonnay Orgánico, un Alpamanta Estate Cabernet Franc, un Doña Silvina Torrontés o incluso un vino espumoso como el Domaine Bousquet Brut.

 

Si disfrutaste este artículo no dejes de conocer detalles sobre LA COSECHA 2020 en ARGENTINA


Etiquetas: ,



Sebastián Ríos
Sebastián Ríos
(WSET Level 3) Periodista especializado en vinos, bebidas y gastronomía, con más de 20 años de experiencia en medios masivos,. Actualmente es subeditor del suplemento Sábado del diario La Nación, escribe sobre vinos en www.lanacion.com.ar y edita el sitio www.OnTheWineSide.com.ar. Es coautor de la Guía de Vinos Argentinos LikeIt.




Entrada anterior

Argentina: reporte de cosecha 2020

Entrada siguiente

...El futuro del Malbec es hoy





También podría gustarte



0 Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *