El fenómeno de los vinos rosados

trends / 31 octubre, 2014

Por: Kendra Forsythe

«¿Qué tomamos esta noche?» «No sé, ¿qué te parece un rosado?»
«¡Trajimos rosado!»
«Fiesta de bienvenida: ¡que corra el rosado!»
Tres frases, entre muchas otras, que escuché a lo largo de todo el verano. Rosado, rosado y más rosado, al punto de que uno llegaría a pensar que es la única variedad de vino que se consume en Nueva York, Los Hamptons, y más allá desde el Día de los caídos, en mayo, hasta el Día del trabajo, en septiembre. Si bien los «vinos de verano» tienden siempre a adquirir mayor popularidad durante los meses de calor, donde lo único que uno desea es alguna bebida fresca que tenga la acidez justa para acompañar el sandwich de langosta, este verano me asombró ver a tanta gente volcarse en masa sobre esta clase de vino en particular. Gente que no acostumbra a tomar vino y que probablemente desconozca cómo se elabora un rosado, o que de la uva Cabernet, ya sea Sauvignon o Franc, se pueden obtener algunos de los vinos rosados más espectaculares, no se cansaba de beber esta variedad el pasado verano.

Tomemos, por ejemplo, el fin de semana del 25 de julio. Fui con unos amigos a Montauk para pasar un fin de semana divertido bajo el sol. En la noche del sábado, pensamos que sería una buena idea cenar en el Crow’s Nest, un restaurante increíble con vista al río. Al parecer, no fuimos los únicos que tuvimos tan brillante idea, ya que al llegar allí nos encontramos con que había una espera de tres horas y media. Sin embargo, decidimos que valía la pena y nos sentamos a esperar en el bar del restaurante a la orilla del agua, el cual no ofrecía más que… vino rosado (y ostras…). Literalmente, el cartel decía «ROSADO». No figuraba ni el nombre de la bodega, ni el año de cosecha, ni ninguna otra información. Simplemente «Rosado». A fin de cuentas, eso era lo único que a cualquiera le importaba, ¿o no? En fin, tres horas más tarde, luego de haber disfrutado de un bellísimo atardecer y cuatro botellas de este enigmático rosado, verdaderamente eso era lo único que nos importaba. El vino en cuestión nos ayudó también a superar la frustración de tener que ceder nuestra mesa a Charlie Hunnam, el actor principal de la serie Sons of Anarchy.

”El New York Post informa que en el área de Los Hamptons ‘se están reduciendo peligrosamente’ las existencias de vino. Los restaurantes incluso han comenzado a encargar pallets ‘de emergencia’, en lo que podría ser la escasez de vino rosado más crítica desde el 2012, cuando las vinotecas de Los Hamptons limitaban sus ventas a cuatro botellas por cliente”. –Maggie Lange

Entonces, ¿qué tiene este vino que lo hace tan especial? ¿Acaso el factor Brangelina tiene tanto peso en este asunto? (Para quienes no lo saben, hace algunos años Brad Pitt y Angelina Jolie compraron un viñedo al sur de Francia y comenzaron su propia producción de vino rosado). Tal vez. Todo lo que sé es que la publicación del The New York Times sobre la peligrosa escasez de vino rosado en Los Hamptons probablemente llevó a todo el mundo en la ciudad a acopiar botellas antes de emprender el viaje hacia la costa este. Por mi parte, y afortunadamente, ya tenía una botella de mi rosado argentino preferido en la heladora, y no tenía de qué preocuparme.






Kendra Forsythe
After graduating from Gettysburg College in 2009, Kendra Forsythe traveled to Argentina, and established herself in Mendoza. It was here that her wine journey began as she immersed herself amongst the Malbec vines and wine culture. For four years Kendra worked for a luxury wine tourism company as the sales and marketing director where she was responsible for interacting with each customer on a personal level to create their perfect experience in Mendoza. Working in Mendoza gave Kendra insiders’ access to various aspects of the Argentine wine industry, which she frequently shared with her clients. After four years in Mendoza, Kendra decided to move back to the United States and became part of the QW Wine Exerts team-a wine consulting firm with a focus on imported fine wines. Here she works as the Special Projects Coordinator and is responsible for building client relationships by working on different projects and developing new business. Kendra graduated Cum Laude from Gettysburg College with a major in Globalization Studies and a double minor in Spanish and Anthropology. During college, she was also fortunate enough to study abroad in Ecuador and Spain, which sparked an interest in Latin based cultures and languages. She holds a certificate degree in wine consulting from the Wine Institute, in Mendoza, Argentina. Luego de graduarse del Gettysburg College en 2009, Kendra Forsythe viajó a la Argentina y se estableció en Mendoza. Fue aquí donde comenzó su viaje a medida que se fue sumergiendo en los viñedos de Malbec y en la cultura mendocina del vino. Durante cuatro años, Kendra trabajó como gerente de ventas y marketing en una empresa de turismo vitivinícola de lujo, donde se encargaba de interactuar a nivel personal con cada uno de los clientes con el fin de crear la experiencia perfecta para ellos en Mendoza. Trabajar en nuestra provincia le permitió a Kendra obtener acceso directo a varios aspectos de la industria vitivinícola argentina, que ella a menudo compartía con sus clientes. Después de cuatro años en Mendoza, decidió regresar a los Estados Unidos y unirse al equipo de QW Wine Experts -empresa consultora especializada en la importación de vinos de alta gama. Allí se desempeña como Coordinadora de Proyectos Especiales y se encarga de construir relaciones con los clientes a través de la realización de diferentes proyectos y el desarrollo de nuevos negocios. Kendra egresó del Gettysburg College con honores, y con una especialización en estudios sobre globalización y dos subespecializaciones en español y antropología. Mientras realizaba sus estudios universitarios, tuvo la fortuna de estudiar también en Ecuador y España, lo cual hizo despertar su interés en las culturas y lenguas de origen latino. Obtuvo además una certificación en consultoría vitivinícola del Wine Institute, en Mendoza, Argentina.




Previous Post

ADN de la mesa argentina: las empanadas maridan con vino

Next Post

...EL MARIDAJE PERFECTO ¿Existe?





0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *