Breves

Entre las principales variedades, solo el Malbec y los Blends tintos crecieron en volumen.

En 2015, la cantidad de marcas vendidas de vinos embotellados ascendió a 2.681, creciendo en 88 unidades respecto a 2014.

En el 2015, de los 10 principales destinos, 7 crecieron en volumen y en valor. Por su crecimiento absoluto se destacaron Reino Unido (+255,6 mil cajas), Estados Unidos (+156 mil cajas), China (+94,8 mil cajas) y México (+77,2 mil cajas).

Vino embotellado: En 2015 se facturaron 722,9 millones de dólares y la participación sobre el total fue del 77%.

En diciembre la industria vitivinícola argentina exportó 28,1 millones de litros valuados en 70,6 millones de dólares.

En el 2015 las exportaciones totales de vinos y mostos fueron de US$ 933,6 millones y 359,8 millones de litros.

El Tannat argentino

Tendencias / 18 octubre, 2014

Por: Hugo Sabogal

Es todavía algo temprano para decir si Argentina será un nuevo paraíso de la Tannat, esa variedad rústica y expresiva, de origen francés, que nunca había podido despertar expresiones de admiración y delirio como lo han hecho históricamente la Cabernet Sauvignon, la Pinot Noir, la Syrah y la Malbec.

Sin embargo, y a juzgar por los Tannat que están saliendo del norte y del centro de Argentina, todo parece indicar que algo nuevo está en proceso de gestación. Incluso, muchos dicen que los mejores tiempos del Tannat están por venir. Y qué bueno que así sea: el Tannat –a veces tan hermético– puede ser también sorprendente.

Este cepaje tinto ha sido, es y seguirá siendo el estandarte de la vitivinicultura uruguaya, donde ha conseguido entregar vinos elegantes y de expresión fresca, pero no arrolladores, algo que tampoco han logrado transmitir los Tannat originales de Madiran, en el suroeste francés, donde se les sigue considerando parientes modestos y distantes de los aristocráticos ejemplares de Burdeos.

En el pasado, los consumidores buscaban potencia, expresión y carácter. Pero, a partir de los años setenta, los hábitos de consumo mutaron a favor de vinos más equilibrados y fáciles de tomar. Fue así como la Tannat quedó relegada a la categoría de “variedad básica” y “poco atractiva”, pues no sólo mostraba una notoria carga de taninos–de ahí su nombre–, sino que su marcada acidez también contribuía al rechazo. Por eso, casi nunca se embotelló como variedad única, sino que resultó casi obligatorio suavizarla con otras uvas tintas menos intimidantes.

Pero como ocurre con toda situación en la vida, la cara negativa terminó por mostrar un lado bueno: la alta presencia de taninos y la alta carga de acidez natural son componentes clave a la hora de elaborar vinos de gran potencial de guarda, para disfrutar en el tiempo.

Algo que sigue siendo un enigma es la insistencia de Uruguay y Madiran en el carácter atlántico de la variedad. Pero es un hecho que el clima fresco no es el mejor aliado de las variedades tánicas, de ciclo largo de maduración. Estas reclama climas cálidos y continentales para tamizar la potencia y evitar así los efectos astringentes y secantes en el paladar.

Argentina, en cambio, ofrece todo lo contrario. Su territorio se beneficia de una alta irradiación solar y de un clima seco y cálido, dos condiciones importantes para alcanzar una completa maduración y un mejor equilibrio de sus componentes. El argentino, por tanto, es un Tannat frutado, con un trasfondo de sensaciones especiadas y mentoladas, con taninos amables y jugosos, y un cuerpo aterciopelado. El carácter duro y rústico, simplemente, no aparece.

Curiosamente, los primeros viñedos de Tannat se plantaron en la provincia de Entrerríos, en el noreste argentino, y de allí, a finales del siglo XIX, el inmigrante vasco Pascual Harriague llevó los primeros sarmientos a Uruguay, país que, junto Maridán, posee la mayoría de las 3.500 hectáreas de Tannat en el mundo. Argentina apenas cuenta con unas 600 hectáreas, o sea, el 0,60% de su parque total de variedades. Pero es una extensión en ascenso constante, pues apenas existían 42 hectáreas en los años noventa.

En suelo argentino, las mejores expresiones del Tannat se encuentran en los Valles Calchaquíes, en la norteña Cafayate (provincia de Salta), lo mismo que en las zonas calurosas de Mendoza.

Un hecho que, sin duda, ha ayudado de mejorar el perfil del Tannat es el tamaño de Argentina en el concierto mundial del vino. Ocupa el quinto lugar en importancia, detrás de Italia, Francia, España y Estados Unidos. Además, exhibe un corredor vitivinícola –de norte a sur– de más de 2.500 kilómetros de largo, y cuenta con toda la infraestructura financiera, tecnológica y profesional para emprender cualquier desafío. Esto le ha permitido identificar los elementos que obran en contra de una variedad.

En un reciente viaje a Argentina, me senté a degustar Tannat del norte y del centro argentinos, y me sorprendí con su suavidad y complejidad. Definitivamente, la Malbec y la Torrontés ya tienen una nueva compañera de viaje.

La mala noticia es que todos los bodegueros, sin excepción, confiesan que los pedidos desbordan su capacidad de elaboración.

Dentro de las marcas de Tannat argentino más destacadas pueden citarse, en Salta,

Porvenir de los Andes, Lávaque, San Pedro de Yacochuya y Michel Torino; en Mendoza, Familia Zuccardi, y, en San Juan, Callia.

Si lo lleva a la mesa, pruébelo con una amplia gama de carnes y comidas criollas. Incluso, funciona con quesos y embutidos ahumados o platos ligeramente picantes.


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,



Hugo Sablogal Sabogal
Nacido en Colombia, es el PR de Wines of Argentina para Latinoamérica. Ha trabajado como periodista y columnista de vinos en reconocidas publicaciones locales e internacionales. Igualmente, ha formado parte de paneles de degustación en Suramérica, Estados Unidos y Europa. Fue autor de la Guía de Vinos Colombia 2006, 2007 y 2008. Cursó estudios clásicos y de literatura española y latinoamericana en la Universidad de Londres, y ha realizado especializaciones en el campo editorial y en el sector vitivinícola. Ha aprobado los niveles 1 y 2, lo mismo que el examen de degustación a ciegas del nivel 3 del Wine & Spirit Education Trust, de Londres.




Previous Post

La RSE en Bodega Chandon. Apostando al desarrollo sustentable

Next Post

...Argentina Terroir de contrastes: Noroeste vs. Patagonia





You might also like



0 Comment


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *